Featured

Again

Alone again,
alone as always.
I find myself longing for a love I had finally found,
but I was wrong again.
I felt the excitement
of being in love and being loved back,
but then the pain of being alone
I felt as well again.
So here I am,
alone as always,
with my broken heart, again.

Advertisements

Book review: Bajo la misma estrella

“Sólo hay una cosa en el mundo más jodida que tener cáncer a los dieciséis años, y es tener un hijo con cáncer”

…así llegaba apenas a la quinta página del Capitulo I de “Bajo la misma estrella” y me estremecí.  La historia me atrapó de inmediato y no dejó de hacerme reflexionar hasta que lo terminé.

Hazel Grace es una adolescente con un cáncer que no le permite respirar bien y requiere el uso de oxígeno permanentemente, es hija única y sus padres han volcado todos sus esfuerzos, recursos y tiempo en cuidarla y amarla.  Ella y Augustus Waters, un chico guapo ex basquetbolista al que tuvieron que amputarle una pierna debido al cáncer de huesos que sufre, se enamoran y comparten sus miedos, deseos, sentimientos y pensamientos sobre la vida, la enfermedad y la muerte. 

“Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad.”

Sin haber conocido previamente el argumento general o si quiera que ya existe una película, me dejé guiar por la portada y pensé sería un libro sin mucha trascendencia y sencillo de leer, así que la sorpresa de que me haya provocado tantos pensamientos y reflexiones ha sido gratamente bienvenida.

Creo que poder ver con cruda objetividad y sin tanto romanticismo los problemas graves de la vida -y la misma muerte- es indispensable para poder enfrentarlos de cara.  Yo sé que lo normal o lo políticamente correcto es ser optimista y positivo, pero no considero que sea lo mejor.  A veces es preferible saber qué se viene y aceptar una realidad para sobrellevarla con la mayor consciencia posible, sin eufemismos, sin hipocresías, sin auto-engaños. Las falsas esperanzas muchas veces resultan más dañinas para nuestro ser y los que nos rodean, porque al enfrentar la cruda verdad, el golpe emocional termina siendo peor. 

Claro, se entiende que es difícil la aceptación de lo que más nos asusta y duele, y que luchar por continuar vivos (o que mantengan vivos a los que queremos) es lo que se espera de nosotros como seres humanos. Pero también me parece una postura egoísta y que recarga en los enfermos una responsabilidad extra que no deberían tener: sufrir lo más posible, por el mayor tiempo posible, para retrasar lo más posible el momento en que los que los quieren sufran por su inminente muerte. Claro que hay muchos que luchan porque quieren seguir viviendo, pero hay casos en los que se llega al punto en el que lo que más se desea es morir con la mayor paz posible y son los familiares quienes lo impiden o retrasan.

Me pareció una historia muy bien contada, muy bonita, con un mensaje claro que, hayamos o no tenido la experiencia cercana de casos de cáncer u otra enfermedad grave, nos permite ponernos en el lugar de varios de los personajes y tratar de entender sus diferentes perspectivas cuando se enfrentan a un problema así.

“Y de pronto se derrumbó, sólo un momento, y su llanto rugió de impotencia como un trueno que no ha estado precedido por un relámpago, con la terrible ferocidad que los que no conocen el sufrimiento podrían confundir con debilidad.”

“Bajo la misma estrella” es un libro que recomendaría leer incluso a chicos adolescentes, sobretodo porque puede confrontarlos con su propia realidad y podría darse cuenta de lo afortunados que son (aunque a veces no lo crean, tengan los problemas que tengan), y de lo importante que es disfrutar de la mejor manera sus vidas, porque no importa cuántos años tengamos, la muerte nos va a llegar a todos aunque no sepamos cuándo. 

Autor: John Green
Editorial Nube de Tinta

Book review: Yo te siento

Si lo que se quiere es leer sobre una mujer con cero dignidad, autoestima, amor propio, fortaleza, sentido común, lógica y respeto por sí misma que se deja abusar por un hombre egoísta, egocéntrico, manipulador y canalla, éste es el libro que recomendaría. ¡Qué desastre de seres humanos!

La segunda parte de la trilogía de Irene Cao resultó peor que la primera, y es que la protagonista, Elena, no deja de comportarse como su propia enemiga, resuelta a desequilibrarse emocionalmente y echar a perder su vida (y fregársela a quien sí la ama de retache), a cambio de momentos fortuitos de sumo placer sexual y sensaciones infantiles que le traen satisfacción efímera aunque sea tratada como un simple objeto por un hombre que no tiene respeto por nadie. 

Leonardo, el tipo que ya le había roto el corazón y la había dejado sin mayores explicaciones después de una relación poco menos conveniente para ella y de abuso emocional y psicológico, es adicto al sexo, sumamente egoísta y manipulador que cosifica a las mujeres y les hace sentir que esperar ser amadas es innecesario, ya que la panacea de la felicidad es disfrutar de la superficialidad del sexo, sin una intimidad real ni sentimientos de por medio.  Un tipo que se escuda en la filosofía de “vivir la vida hoy sin pensar en el futuro” o las consecuencias de sus actos, mucho menos en el bienestar de los demás.

Elena se había enamorado de Leonardo por su apariencia, su sex appeal, y por ese “don” de mando que la ha tenido dominada desde el primer momento en que lo conoció; a su lado, había vivido una apasionada historia de placer (no de amor), pero cuando se ve abandonada de manera repentina y sin explicaciones, decide cobijarse en los brazos de Filippo, un hombre que la respeta, admira y ama verdaderamente. Sin embargo, dice no experimentar esos momentos de arrebato y desenfreno total que Leonardo le hace disfrutar, en cambio, Filippo le da tranquilidad, seguridad, paz, confianza, cariño y respeto (lo cual, desde su perspectiva, no vale más que tener un orgasmo explosivo de vez en cuando).  Al poco tiempo, Leonardo regresa a la escena y, como si nada, vuelve a seducir a Elena, que cae rendida a sus pies al no poderse resistir a su aroma varonil (una reacción 100% animal, como perritos en celo).  Elena “intenta” alejarse, pero el poder de Leonardo es más fuerte que ella misma (me queda claro) y entra en el juego de la infidelidad, el engaño y la mentira llevándose entre las patas a Filippo, ya no digamos a ella misma. 

¿Qué clase de heroína o role model puede ser éste? Para mí, uno completamente contrario al de una mujer inteligente, sensible, íntegra, madura y que conoce su valor como ser humano… Podré sonar moralista, pero no creo que la felicidad esté en dejarse manipular, maniatar y controlar “luchando” con dejar los sentimientos de lado, “evitando” enamorarse y dejando de lado el sentirse apreciada y respetada por una pareja. Considero que todos tenemos derecho a equivocarnos, a cometer errores, que podemos caer en ciertos comportamientos tóxicos, pero si no aprendemos de nuestras experiencias, no le veo el sentido… Ya ni los perritos de Pavlov… 

En fin, que si algo bueno tuvo este libro en mí fue haberme disgustado mientras leía, lo cual es ya una reacción y eso se lo reconozco, aunque me esforzaré por escoger mejores libros que me lleven a  conocer historias de mujeres empoderadas, valientes, heroicas, humanas y que aporten algo al Universo, no que me den lástima por su pobreza de espíritu y nula dignidad. 

Dudo mucho que me anime a terminar la trilogía, creo que por ahora ha sido suficiente para mí. 

Autora: Irene Cao
Editorial SUMA de letras

Book review: Yo te miro

Literatura erótica no es lo que suelo leer, de hecho creo que es apenas mi segundo libro de este género después de que caí en las garras de la mercadotecnia y me aventé “50 sombras de Grey”. Esta vez fueron los diseños de sus portadas y sus títulos los que me llevaron a comprar no sólo “Yo te miro”, si no también sus dos secuelas: “Yo te siento” y “Yo te quiero”. 

Reconozco que me gustó la forma de escribir de su autora, ya que lo hace de manera entretenida y con una buena estructura; el problema es la historia… Ya saben, una chica introvertida de casi treinta años, dedicada a la restauración de arte y con poca experiencia con el sexo opuesto conoce AL HOMBRE, un chef guapísimo entrado en los 40, con mirada magnética, seguridad en sí mismo y que destila sensualidad, quien, evidentemente, se dedicará a despertarle sus más bajos instintos al mismo tiempo que, por su naturaleza hedonista y egoísta, le romperá el corazón.  No falta el buen tipo para cerrar el triángulo, el mejor amigo de la heroína, que sí la ama y acepta como es, pero que termina siendo rechazado por que no resulta irresistible y adictivo como el sexy chef.

No pude evitar pensar en lo tonta y pelele que resulta esta mujer que no puede resistirse al imperativo y manipulador desconocido que le advierte que de él no obtendrá nada más que sexo, nunca amor, por lo que debe prometerle que no se enamorará. A ver, ¿díganme ustedes cómo le hace una para no enamorarse así por decisión consciente? Aunque claro, si un tipo te trata así, como a un vil objeto, no debería resultar tan difícil saber que, por donde lo veas, eso que te ofrece es sólo una relación tóxica y, sobretodo, ventajosa para él.  He ahí el problema para mí con esta lectura: me parece inverosímil que una mujer, en principio inteligente y sensible, se deje abusar de esta manera a cambio de unos orgasmos, sabiendo que el corazón se lo están machacando. 

De cualquier manera, el libro no es aburrido en absoluto, así que si buscan una lectura ligera y con una gran cantidad de sexo, fantasías “hechas realidad” y motivos suficientes para querer darle varias cachetadas guajoloteras a la protagonista para ver si así se le acomodan las neuronas y sale de su estado mental comparable al de una amiba, pues se van a divertir y quizás se animen a leer los siguientes dos… Creo que yo lo haré… Con permiso, que me voy a la cama…

Autora: Irene Cao
Editorial SUMA de letras

Book review: Dos crímenes

Recuerdo haber leído este libro en la universidad, cuando estudiaba guion, literatura o quizás era cine -es lo de menos-, la cuestión es que desde entonces recordaba que había sido divertidísimo y ahora que he vuelto a leerlo, no puedo más que volver a recomendarlo. Una historia redonda, situada en el México de los años setenta, que engancha desde un principio y nos lleva hasta un final que logra sorprenderte.  

Marcos Gonzáles, a raíz de que es acusado de un crimen que no cometió, es perseguido por la policía y debe salir huyendo de la ciudad con lo que trae puesto, llegando así al pueblo donde un tío político rico que no veía desde hacía 10 años vive y a quién decide irle a contar una bola de cuentos para sacarle dinero y poder esconderse un buen tiempo (junto con su mujer) en donde no los encuentren las autoridades. Como es de esperarse, todo se complica, ya que sus primos, que cuidan de su tío, o más bien dicho, que cuidan los bienes de su tío, no lo reciben de buena gana y desearían que nunca hubiera aparecido de nuevo, además de los enredos de cama en los que se mete. ¿Qué hace Marcos con su llegada al pueblo que termina provocando que se cometan dos crímenes?

Escrito con un buen grado de sarcasmo y una rica descripción de los ambientes y los personajes, el libro se termina de leer en muy poco tiempo, dejando al lector con ganas de ver la película (dirigida por Roberto Sneider y protagonizada por Damián Alcázar, Dolores Heredia y Pedro Armendariz Jr.) y conocer más historias de este autor mexicano que se distinguió por su humor incisivo y crítico, sobretodo a la clase política.

Autor: Jorge Ibargüengoitia
Editorial Joaquín Mortiz

Book review: El tercer hombre

No recuerdo muchos libros que haya re-leído en mi vida, pero estoy segura éste no será el último.  Tenía una vaga idea de lo mucho que me había gustado la primera vez que lo leí, muy probablemente cuando estaba en la universidad y estudiaba algún curso de cine.  Sí, porque este libro en realidad fue escrito para filmarse, y el resultado fue tan bueno que ganó el premio a la Mejor Película de 1949 en el Festival Internacional de Cannes y el Oscar a Mejor Fotografía. 

Situada en la Viena posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando fue dividida y ocupada por las cuatro potencias victoriosas, cuenta la historia de Rollo Martins, un escritor británico de westernsno muy exitoso que ha llegado a la ciudad, por invitación de su mejor amigo, Harry Lime, pero se encuentra con la sorpresa de que Harry murió en un accidente y acude a su entierro.  Martins sospecha que hay algo que no cuadra en la historia oficial y comienza a investigar, cuando descubre que hay un tercer hombre en la escena del que la policía no tiene reporte alguno y que un testigo dice haber visto. ¿Quién es? ¿Dónde está? ¿Porqué no fue mencionado? ¿Porqué no fue a declarar? ¿Fue realmente un accidente, un suicidio o quizás un asesinato lo que sucedió? ¿Qué tiene que ver el mercado negro en todo esto? ¿Quién es la mujer que vio llorando en el cementerio? ¿Sabrá ella algo más?

Sin duda la película es mejor que el libro, además de que el relato sufrió varias modificaciones a la hora de adaptarlo como guion, no sólo por parte de Greene, si no por el director, Carol Reed, y el mismo Orson Wells, quien personifica al villano de la historia, sin embargo, no por ello desmerece; al contrario, resulta interesante poder hacer la comparación de ambas versiones y analizar todas las aportaciones que tanta gente con talento pueden hacerle a un, ya de por sí, buen escrito.  

De lectura rápida, entretenida y que logra transportarte a los diferentes escenarios de la posguerra durante un frío invierno vienés que describe tan ricamente su autor, “El tercer hombre” es una de esas joyas en el papel y en la pantalla que no deben dejarse de conocer.

…los enamorados hablan y reconstruyen los menores detalles si encuentran alguien que los escuche.

Autor: Graham Greene
Grupo Editorial Tomo

Book review: The Grand Design

Me pregunto: ¿qué ando haciendo yo leyendo un libro de ciencia?

Lo tomé porque lo escogió mi hijo, a él le encanta el tema de física cuántica y los universos alternos, pero me queda claro que mi imaginación no da para tanto. Aunque el lenguaje es súper sencillo y las explicaciones se exponen hasta con cierto humor, tratar de entender el comportamiento de las partículas a nivel subatómico, la inmensidad del espacio, la M-Theory y el Big Bang me cuesta trabajo.

Aún así, me parece un libro muy recomendable que nos provoca pensar y al mismo tiempo darnos cuenta qué pequeños somos.

“… philosophy is dead… Scientists have become the beaters of the torch of discovery in our quest for knowledge.” Boom!

Soy admiradora de Stephen Hawking sin duda, y además de su invaluable aportación a la ciencia, el buscar acercarla al público en general y sobretodo juvenil, me parece de lo más loable.

Si quieren volarse los sesos un rato, léanlo.

“…the universe does not have a single existence or history, but rather every possible version of the universe exists simultaneously in what is called a quantum superposition.”

Autor: Stephen Hawking y Leonard Mlodinow
Editorial Bantam Books

Book review: The Paris Wife

La vida y obra de Ernest Hemingway es bastante conocida. Por ejemplo, sabemos que fue un periodista y escritor norteamericano, que fue herido en la Primera Guerra Mundial, que le gustaban las corridas de toros, que se fue de Safari al África, que vivió en Europa y en Cuba, que ganó el Premio Pulitzer y el Nobel de Literatura, que tuvo cuatro esposas y que se suicidó en 1961, pero ¿cómo habrá sido vivir con él?

En “The Paris Wife”, Paula McLain narra en primera persona, desde el punto de vista de su primera esposa, Hadley Ridcharson, cómo fue que se conocieron y enamoraron, cómo decidieron dejar Estados Unidos para mudarse a París y esos primeros años en los que el dinero era escaso y Hemingway trabajaba como periodista para luego convertirse en escritor, cómo comenzaron a convivir con los intelectuales y artistas de la época como Pablo Picasso y F. Scott Fitzergald, cuando se convirtieron en padres y fueron a vivir a Canadá, cómo durante un viaje a Pamplona Hemingway se volvió un apasionado de los toros, cuando Hadley perdió una valija llena de manuscritos de su esposo en un viaje en tren y sus consecuencias, y finalmente, cómo su relación se deterioró y terminó en divorcio debido al engaño de Hemingway con una amiga cercana, Pauline Pfeiffer, quien se convertiría en su segunda esposa.

“He didn’t say anything at all, just kissed me, and through that kiss I could feel all of him radiating warmth and life. There was so much I didn’t know about Ernest, and even more I wouldn’t let myself ask or even imagine, but I found myself surrendering anyway, second by second. We were surrounded by people on the platform, but we were entirely alone.”

Una novela de lectura fluida, íntima y entretenida, que nos cuenta el gran amor que Hadley le tenía a Hemingway, de la admiración que le procuraba y todo el apoyo que le dio como pareja durante sus primeros años cuando se abría paso como periodista y escritor, de cómo lo siguió hasta París y tuvo que soportar una vida precaria en pro del crecimiento profesional de su marido, de cómo fue dándose cuenta de la evolución que Hemingway iba teniendo no sólo en el aspecto intelectual, sino en sus actitudes sociales y de personalidad. La primera esposa, la madre de su primer hijo, la que lo conoció sin ser famoso ni exitoso, la que lo impulsó y al mismo tiempo contuvo cuando tenía dudas sobre sí mismo y el camino a seguir, la que conocía sus más profundos temores y recuerdos, la que confió en él y conoció sus inicios, la que por un tiempo soportó su infidelidad hasta que no pudo más, la que siempre lo amó pero tuvo que dejarlo ir.

“’I´d loved to look like you,’ I said. ‘I’d loved to be you.’ It would be the hardest lesson of my marriage, discovering the flaw in this thinking. I couldn’t reach into every part of Ernest and he didn’t want me to.”

Me gustó mucho este libro, porque además de aprender más a detalle la vida de Hemingway e interesarme en leer más de él, pude identificarme con la visión femenina y romántica (no así ideal) de Hadley cuando ama y admira a su hombre, del apoyo que le da, de tener esa idea de que su éxito es su mayor recompensa porque le ama y quiere que triunfe, que se le reconozca su talento porque ella también lo ha visto y ha sido testigo de sus esfuerzos para salir adelante, de que los votos matrimoniales tienen un significado profundo y las promesas de amor tienen valor.  Pero también lo que se sacrifica por ello, el costo personal que conlleva seguir los pasos del esposo y aceptar las condiciones de vida que deben afrontar por apoyar su crecimiento, quedando ella en segundo plano porque el hombre en cuestión es básicamente egoísta, egocéntrico y ególatra.

“His preoccupation with his work made me sharply aware that I had no passion of my own.”

Una historia de amor, lealtad, sacrificio y engaño que podría corresponder, en el fondo, a la historia de muchas mujeres, incluso, en la era del empoderamiento femenino.

“…but we never know what waits for us, good or bad. The future stays hidden…”

Autor: Paula McLain

Book review: La cabaña

“-…Muchísimo de lo que se hace en mi nombre no tiene nada que ver conmigo, y con frecuencia es, aun sin quererlo, muy contrario a mis propósitos.”

No sé en qué momento decidí que sería una buena idea leer este libro, no recuerdo si me topé con una buena reseña, algún comentario o alguien me lo recomendó, pero me llamó tanto la atención que hasta lo pedí como uno de mis regalos navideños.  Decidí llevármelo de viaje, lo escogí porque creí que sería de lectura ligera, no pesaba tanto y consideré que me serviría para seguir en mi búsqueda de crecimiento espiritual. Me equivoqué.

Leer “La cabaña” me costó muchísimo trabajo porque no creo en el planteamiento religioso que el autor expone; quise dejar de leerlo al poco tiempo de haberlo empezado pero me empeñé en darle el beneficio de la duda y terminarlo, al menos para poder escribir porqué no me había gustado. 

La historia va de un padre de familia que sufre por el asesinato de su pequeña hija, por lo que de alguna forma se culpa de haberse descuidado y no haberla podido salvar (aunque como es obvio, toda la familia sufre por ello en realidad), se cuestiona el porqué Dios permitió tal tragedia y cómo es posible que haya tanta maldad en el mundo siendo ese dios tan bueno en teoría. Un día recibe una carta firmada por Dios que le invita a pasar un fin de semana en la cabaña en la que su hija fue, presuntamente, asesinada, y este hombre, a pesar de su incredulidad, se aventura al encuentro.  Es así como conoce a Dios Padre, Jesús y al Espíritu Santo “en persona”, con quienes tiene una serie de profundas conversaciones y logra redimir su culpa, su enojo e incluso logra perdonar al asesino.  La premisa me pareció buena, pero al poco resultó un libro catequista.

“-…¿porqué tanto énfasis en que eres Padre?“

-Bueno -respondió Papá… -hay muchas razones de eso, algunas muy profundas. Baste decir por ahora que supimos que una vez que la creación se fracturara, la verdadera paternidad sería mucho más escasa que la maternidad… Ambas son necesarias, pero un énfasis en la paternidad es indispensable a causa de la enormidad de su ausencia.”

Podría decir que crecí como católica sólo por pertenecer a una familia mexicana, pero en mi casa nunca se practicó propiamente la religión, raras veces íbamos a misa, cursé el famoso catecismo de manera exprés con la finalidad de cumplir con la Primera Comunión, la Confirmación la hice poco antes de casarme para darle check al requisito y, sí, lo dicho, me casé, pero desde siempre me incliné por cuestionar lo que querían enseñarme y el porqué. Finalmente me he vuelto bastante contestataria de la Iglesia (me considero completamente fuera de ella), dejé de persignarme al despegar en un avión o de decir “Si Dios quiere”, y acepto completamente que mi hijo decida en qué quiere creer o no. Respeto las creencias de los demás pero no las entiendo.

La idea del Cristianismo y el querer imponerla a lo largo de la historia, así como las otras grandes religiones monoteístas, me causa estrés porque no estoy de acuerdo en que exista una sola verdad y menos que todos tengamos que creerla para “salvarnos”.  

Logré encontrar algunas buenas frases y pude entender un poco más el concepto de la triada (Padre-Hijo-Espíritu Santo), pero no es un libro que yo en lo personal recomendaría leer porque no comulgo con la religión. Quizás para alguien religioso que se sienta confundido o con la necesidad de darle significado a sus creencias resulte una buena opción.  Total que a mí no me convenció, ni me hizo ver la vida desde otra perspectiva, ni creer que perdonar a un asesino sea lo que yo necesito, mucho menos considerar que la religión es mi camino; ya ni ganas de ver la película me dan, pero no dudo que para mucha gente resulte iluminador.

“El amor a fuerzas no es amor en absoluto.”

Autor: Wm. Paul Young
Editorial Diana

Book review: Las mentiras de mis maestros

Una de las mejores cosas que nos da leer es la inquietud de cuestionar todo lo que sabemos o creemos saber, ya sea porque nos lo enseñaron o nos lo contaron de una u otra forma. La Historia de México está plagada de malas decisiones, héroes fallidos, imposiciones religiosas y, sobretodo, corrupción, pero no es así como nos lo enseñan en la escuela, ¿verdad?

Sin ser muy aficionada a nuestra historia, ya no digamos conocedora, quizás porque precisamente no me ha gustado a dónde hemos llegado, este libro me hizo reflexionar y reafirmar varias de mis ideas de porqué estamos como estamos. Con mucho humor, Luis González de Alba nos muestra cómo nos han enseñado nuestra historia a conveniencia y rompe, con argumentos sencillos y lógicos, lo que nuestros libros de texto, el propio gobierno y, por supuesto, la sociedad, han establecido por décadas como “nuestra verdad”. 

Además de tratar los temas de la Conquista, la Independencia y la Revolución, se echa un clavado en el Movimiento Zapatista y en lo sucedido en el ’68 (de éste fue protagonista, así que aquí preferí no hacer mucho caso; habría que conocer otras versiones también).

“Reírse de una creencia no implica cancelar la libertad de quienes pueden seguirla sosteniendo. No somos los agnósticos y burlones quienes imponemos nuestra concepción del mundo, han sido las Iglesias y sus brazos seculares quienes han perseguido, torturado y matado para imponer la suya”

El capítulo sobre la creación del mito de la Virgen de Guadalupe y cómo su veneración ha contribuido a nuestra situación actual es de mis favoritos, así como en el que explica porqué somos un mundo eurocentrista, porqué Europa se volvió conquistadora e imperialista y no el resto de los continentes, y, aunque resulte políticamente incorrecto (más en estos días), cuestiona el tema de la antropología relativista que dicta que “toda cultura es igualmente válida” y ese paternalismo hacia “nuestros indígenas” que no hace más que, sutilmente y casi sin darse cuenta, recalcar la “superioridad” de la vida occidental. 

“¿Porqué odiamos tanto a los gringos? Por lo mismo que son aborrecibles los ricos: porque son el espejo donde se refleja nuestro fracaso.”

Resulta una lectura entretenida y generadora de muchas conversaciones y ricas discusiones si se está abierto a hablar de lo que a muchos les parece incómodo: de por qué estamos tan jodidos. 

Autor: Luis González de Alba
Editorial Ediciones cal y arena