Encuentra tu pasión. Parte 1

Dicen que no hay mal que por bien no venga

Al inicio de este año me enfrenté al cierre de mi negocio, tenía un teatro, y debo admitir que fue un golpe anímico bastante fuerte porque no tuve alternativa. Llevaba más de tres años trabajando diariamente para levantarlo y comenzaba a irme cada vez mejor, las perspectivas de crecimiento eran positivas y había cumplido diez años en la industria haciéndome de un lugar y un nombre. Pero las circunstancias no me favorecieron y, de manera sorpresiva, me vi obligada a desmantelarlo.

Esta situación me llevó a un proceso de cuestionamiento personal sobre qué debía hacer: buscar un nuevo lugar y empezar de nuevo (considerando la importante suma de dinero que se requiere invertir y el riesgo a volverlo a perder), retomar lo que estaba haciendo antes de que tuviera el teatro (que era producir de manera independiente), regresar al mundo corporativo/godín (trabajé diez años y era feliz recibiendo mi quincena, pero estar atada a un horario sigue sin atraerme mucho), o darle un giro a mi vida completamente y encontrar algo nuevo.

Queriendo aplicar el viejo y conocido refrán de “no hay mal que por bien no venga”, o aquella idea de que “todo pasa por algo”, decidí tomarme un tiempo para reflexionar sobre qué quería en la vida y me cuestioné cuál era mi pasión. La verdad, esta vez me sentí dudosa de estar siguiendo el camino correcto, muy posiblemente debido a la decepción por haber perdido el trabajo de años, aunque poco tiempo antes hubiera contestado inmediatamente que el teatro lo es.

Honestamente, siempre me costó definir qué es ese algo y único que me apasiona, a diferencia de tantos amigos, conocidos y familiares que lo han sabido desde siempre, y que uno ve cómo se dedican con esmero y sobretodo con éxito a eso que se les nota nacieron para hacer en la vida, pero cuando me lo pregunto a mí misma, termino por dudar. Y es que en su momento he sentido que me apasionan diversas cosas y termino por cansarme al cabo de unos años. Me ha costado definir para qué tengo talento, qué es eso en lo que podría aportar más.

El asunto es que quise encontrar una guía que me permitiera estar segura y me topé con un audiolibro en formato de conferencia que me pareció muy acertado. La autora es Cheryl Richardson, quien de una manera muy sencilla y coherente proporciona una serie de recomendaciones y pasos para encontrar eso que nos llena el corazón, con el objetivo de dedicarnos a ello, sentirnos felices y, por supuesto, vivir haciendo lo que nos gusta.

Como imagino que no soy la única con esta duda existencial, quisiera compartir lo que Cheryl propone y lo que yo extraje como lo más importante y valioso de su exposición, echándole ya un poco de mi cosecha, aclaro.

¿Qué es pasión?

Comienza definiendo “pasión” como una experiencia interna, una emoción fuerte, una respuesta profunda a algún estímulo, una conexión personal con lo que sientes para llegar a deshacerte de lo que provoca que tu vida sea aburrida o no satisfactoria. Por eso debes empezar por darte tiempo de estar contigo mismo, de conocerte y reflexionar sobre tus más profundos deseos. ¿Cómo?  A través de algunas actividades que te permitan concentrarte en tus propios pensamientos como podría ser meditar, hacer yoga, correr, nadar, salir a caminar por un bosque o parque, irte de retiro, apapacharte en un buen spa con algunos masajes, escuchar música relajante, hacer jardinería, realizar alguna actividad creativa como pintar, esculpir, dibujar o algún tipo de manualidad; es decir, cualquier cosa que disfrutes y te permita conectar con tu yointerno, pero tienes que hacerlo solo. La importancia de darte tiempo en soledad es esencial. 

Cuando vives pensando con la cabeza todo el tiempo resulta difícil que te sientasa ti mismo, que te des permiso de que tus emociones afloren, porque dejas que los días y noches pasen simplemente haciendo,aunque a veces no sepas si estás siendo feliz o no. Es importante identificar qué cosas te hacen sentir, qué es ese algo que te provoca alguna reacción emocional (puede ser positiva o negativa), qué estímulos remueven tus sentimientos. Cuidarte a ti mismo, voltearte a ver, atenderte con amor, es lo que puede llevarte a darte cuenta qué te emociona, y a que puedas discernir sobre algo que simplemente te gusta y lo que verdaderamente te apasiona.

¿Qué quiere tu corazón?

Piensa: ¿qué te llena? Si tu respuesta es dinero, poder o propiedades, creo que la realidad es que eso no llena el espíritu, no es de lo que debería estar llena tu vida; en cambio deberías llenarla de lo que tu corazón desea de manera profunda y sincera. ¿Qué te anima? ¿De qué te gusta hablar? ¿De qué te gusta leer? ¿Sobre qué te emociona pensar? ¿Qué te gusta hacer? ¿Sobre qué tema te interesa investigar? ¿Qué es ese algo que te gustaría aprender? ¿Qué te hace dar brinquitos como niño frente al camioncito de helados? ¿Qué te hace detenerte en la calle cuando lo ves? ¿Un paisaje, la arquitectura de un edificio, un parque? Quizás es una tienda, pero ¿de qué tipo? ¿Con qué te brillan los ojitos? ¿Qué te hace despertar temprano con tal de tener más tiempo para dedicarte a ello? 

En esta vida existe una infinidad de cosas por las que la gente puede sentir pasión: animales, la naturaleza, deportes, actividades, áreas de conocimiento, etcétera, lo que no implica que cuando tuvimos que tomar la decisión sobre nuestra área de estudios en la universidad tenga algo que ver y entonces a lo que nos dedicamos sea lo que nos apasiona. Piensa en lo que estudiaste y porqué. ¿Recuerdas qué te gustaba hacer o a qué jugabas cuando eras niño?  ¿Qué soñabas ser?  ¿Qué hobbies tenías?  ¿A quién admirabas?  Por supuesto que cuando somos niños nuestro espectro de posibilidades es reducido, pero considera qué tema te llamaba la atención. 

También es cierto que todos podemos sentir pasión por una diversidad de cosas, así que el primer paso en este camino de encontrar la más poderosa o la que nos satisfaga para toda la vida, es explorar. Tenemos que darnos permiso de explorar qué nos mueve.  

Explora

Pregúntate: en una librería, ¿cuál es la sección a la que primero vas?  Si es la sección de autoayuda (por ejemplo), ¿cuál es el tema que te llama la atención? ¿Relaciones? ¿Espiritualidad? ¿Salud? Reflexiona y toma nota. ¿Qué revistas te gusta comprar u hojear? ¿Cuáles guardas y cuáles deshechas? ¿Te gustan las fotos o el contenido? ¿Qué tipo de imágenes te llaman la atención? ¿Las de personas, paisajes, animales, ciudades? ¿Qué sección en el periódico o en una revista buscas primero? ¿Qué temas te gusta seguir en blogs o canales de YouTube? Puede ser que te llame la atención los programas de cocina, o de diseño interior, o de historia, o los de ficción. ¿Qué películas, series o documentales te gusta ver? Cualquier tema puede ser relevante, incluso tu gusto por las películas románticas podría traducirse en un interés especial por las relaciones humanas o la psicología. Piénsalo. ¿Qué prefieres en unas vacaciones: playa, montaña, aventura, ciudad, cultura, retiro, historia, el shopping? ¿Prefieres los retos físicos o aprender de la cultura del lugar?  ¿Te gusta o no el trato con la gente? Explora qué sientes, qué de estas respuestas te mueve emocionalmente, qué tienen en común, qué coincidencias descubres. 

Sitúate hace unos 10 o 15 o 20 años y escribe qué películas viste en ese entonces que hoy recuerdes. ¿Por qué ésas? ¿Qué te hicieron sentir?  ¿Recuerdas la emoción que te provocaron en su momento?  ¿Podrías decir qué fue lo que te dejaron o porqué te impactaron?  ¿Podrías decir cuáles son tus favoritas y porqué son importantes para ti? Analízalo. Date la oportunidad de volverlas a ver y explora si los sentimientos que tuviste siguen ahí. 

¿Te gusta el teatro, los espectáculos en vivo, la danza, los museos, los conciertos? ¿De qué tipo? ¿En cuáles estás dispuesto a invertir tu tiempo y dinero?  Hay museos de historia, de arte, de actividades, de objetos, ¿cuáles te interesan?  

De eso se trata este primer paso: de explorar qué nos genera emociones, qué nos motiva a querer más de eso. Reflexiona al respecto, analiza tus respuestas, escucha a tu corazón.

Primera de tres partes. Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s